Dicen que son ellas

dicen que son prostitutas
aquellas que se visten de negro
con chapas rojas que combinan
con el calor de sus labios
de noche

que son ellas, las que portan
finas mallas
o pantalones ajustados
sobre piernas largas, prometedoras
y blusas sueltas, reveladoras,
sobre sus tensas tetas,
mentirosas y acostumbradas
a ser tocadas
a ser tratadas
como putas

pero yo no las reconozco
no sé bien si son verdad
o una simple conjetura de mi ignorancia
cuando veo el rojo y pienso en sexo
(la psicología puede explicarlo mejor)
o veo el negro y soy poderoso
mientras en mi mente todo es blanco,
todo esto es un vacío
que siento no por mí, sino por ellas

ellas
a quienes ven con posiciones en los ojos
y les despojan de todo
menos de su piel
que se calienta,
palidece,
muere

ante la espera infinita
de su libertad

dicen, que escogen su lugar en el metro con cuidado,
cautelosamente, siempre al acecho
pero, quizá, quienes cazan son ellos
y son sigilosos en la oscuridad
y son oscuros en el silencio
de su falsa frialdad,
mojigatos los gatos muertos de hambre
con ojos que los traicionan todo el tiempo
pues no pueden, no quieren, perderse el gusto
de ver un poco más de lo que suelen

de sentir que son más hombres
de lo que en realidad se sienten

dicen, que te miran de un lado al otro
buscando una erección, un sentimiento,
una mirada de aprobación
para irse juntos
de la mano,         sudorosos
pero son ellos quienes buscan el calor
entre sus piernas
el húmedo beso que imagina su olfato
con el inconsciente deseo por la supervivencia

dicen, dicen, que es a ti a quien desean
que lo buscan    que lo requieren
que se sientan a tu lado para obtenerte
hasta que brilla el sudor en tus labios
de tanto imaginar cómo se siente
el roce de sus pechos
–          de sus besos
–          de su sexo
pero son ellos quienes miran
ellos, quienes buscan en su cartera
algunas monedas brillantes por la ausencia
de su vergüenza,

ellos
quienes tantean sus bolsillos por
una excusa que valga la pena
pero sienten sólo cosas húmedas
cosas duras
        sin sentido

dicen que son prostitutas aquellas
que caminan por las calles
de noche
que son ellas las que buscan
un billete en la frescura
de las sábanas blancas,
limpias
ante una luz nueva
pero son ellos quienes las lavan

ellos,
quienes engañan a sus esperanzas
con el placer de una moneda
entre sus piernas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s