Híbrido recuerdo

Las palabras me llenan desde adentro
fluyen y sangran los restos de tu recuerdo
me golpean las verdades que tanto me empeñé en ocultar

Sangro palabras como si hubiera una recompensa mientras ojos atentos me desnudan y me disfrazan. Sus bocas me juzgan sin saber que el vómito eterno está negro de tinta; que mis lágrimas de grafito se borran con una palabra de consuelo. Sus lenguas se regocijan con la plática de quien mira pero no observa. “Míralo, desnudo ante una lenta existencia”, dicen. “Ve cómo escribe sin saber, sin importarle siquiera, lo que significan sus palabras. Tan falso se ha vuelto que ha perdido cualquier coherencia.”

Volteo.

Los miro y me doy cuenta
nos son más que un reflejo.
Los ojos de mi pasado me alientan
a volver a lo que era–
me invitan a pensar en lo que no soy ahora.
Una boca de antaño forma muecas de desapruebo
mientras la mía se retuerce en una plática interna.
Son lenguas que lamen el recuerdo
con saliva ácida de quien no acepta el resultado.

Llegan las palabras con un aderezo extra; la melancolía me deshonra cuando intento convencerme a mí mismo de que sé quién soy. Son abstractos los retratos de la persona en la que me he convertido, no soy un concepto subrayado en un libro de texto. Tan incompleto es el deseo que mi pasado me abandona. Me deja en esta pobre carcaza a la que llamo cuerpo. Pero ahora los veo y sonrío. Siento en mi alma los restos de su ilegible letra; me hace cosquillas su errada ortografía. Entonces les planteo, con voz tersa y desgastada:

Si me van a escribir, que sea en verso.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s